Saquean comercios en la conurbación

vandalismo gasolinazo

Franco Cardel/El Dictamen
La noche en que Veracruz vio su peor jornada de robos en su historia.
Desde las 6 de la tarde de este miércoles grupos de personas integrados por jóvenes, mujeres y menores, en su mayoría a bordo de motocicletas, vehículos particulares y taxis, llegaron a lo que sería el primer robo y saqueo, se trata del Chedraui Ponti, en la zona norte de la ciudad, el que 24 horas antes tenía una amenaza de que iba a ser a robado, ultimátum que al parecer no fue tomado en cuenta por las autoridades.

Dos patrullas de la Fuerza Civil no fueron suficientes para poder calmar a más de 300 personas que a las 6:30 de la tarde lanzaban las primeras piedras y lograban entrar a este centro comercial, lo que inició un fenómeno en serie.

Al llegar refuerzos y lograr controlar la situación los supuestos “manifestantes” en el Ponti, varios se trasladaron a plaza Brisas, en donde de igual forma y mediante coordinación de redes sociales y vía grupos de WhatApp, se alertaban sobre posibles blancos.vandalismo gasolinazo

Fue así que el efecto se extendió a otros lugares comerciales, llegando docenas de personas a plaza El Coyol y la plaza Tejería, en donde con piedras y con carritos de los mismos supermercados, usados como arietes, rompían los cristales y cortinas de acero comenzando la rapiña.

Y es que ante la indecisión de las autoridades, al no detener a nadie y pensar que con su presencia se iba a disolver la muchedumbre, la gente aprovechó para organizarse y arremeter.

Atacan Plaza Coyol, Bodega Aurrerá, Brisas y Nuevo Veracruz
En plaza El Coyol, la tienda Famsa y el anexo de juguetería de Chedraui fueron saqueados, fue sólo con disparos como los marinos lograron controlar la situación.vandalismo gasolinazo

Misma situación vivieron vigilantes de plaza Palmas de la avenida Cuauhtémoc en la colonia Cristóbal Colón, en donde lograron cerrar en un principio, pero docenas de personas rompieron las puertas e ingresaron, aunque en este lugar el saqueo logró controlarse, las personas que robaron se enfrentaron en el estacionamiento como piratas, al arrebatarse el botín.

También en la zona del Coyol, Bodega Aurrerá que ya estaba cerrado, fue violentado en la entrada por sujetos quienes con una estructura de acero ingresaron por algunos minutos pero ante la llegada de la policía huyeron.

En la plaza del Nuevo Veracruz, varios comercios, entre ellos el centro cultural de Telcel fue saqueado en su totalidad, en donde no bastó que los empleados intentaran resguardarse cerrando las cortinas, se reportaron robos en Sears, Sanborns y otros locales.

Rapiña en Las Brisas
El grupo antimotines se trasladó para resguardar la tienda Chedraui de Plaza Las Brisas, donde un grupo de vándalos que viajaba a bordo de motocicletas animaba a las personas que se encontraban en los alrededores para entrar a la tienda, sin importarles retar a la policía que se encontraba lista para desalojar.

En un instante cuando se sentía tensión, los empleados empezaron a cerrar las puertas principales con tarimas y carros de despensa, mientras que algunos clientes salían con niños y otros hasta en sillas de ruedas, con el temor de ser golpeados por los inconformes.

El grupo de motociclistas retó a la policía y fue cuando ésta inició con los disparos al aire para amedrentar a los rijosos que respondieron con pedradas, causando daños a los vehículos que se encontraban parqueados en la plaza comercial.

RAPIÑA EN CHEDRAUI DÍAZ MIRÓN
El mismo grupo de maleantes que fue desalojado se trasladó a Chedraui Díaz Mirón donde animaron a las personas que pasaban por el lugar y rompieron los cristales para poder entrar y saquear las tiendas, apoderándose de varios aparatos electrónicos dejando tirados sobre la banqueta algunos que ya no pudieron llevarse por la llegada de los policías.

El vandalismo llegó al Tejar y al centro del puerto
La presencia policiaca se vio rebasada y no bastó el apoyo de elementos de la Marina y hasta el Ejército Mexicano, pues los robos se fueron encadenando a comercios más pequeños, tiendas como Coppel, del Núcleo Deportivo en la colonia Pocitos y Rivera, de Ignacio Allende en la colonia Centro, de la avenida Salvador Díaz Mirón y del Tejar en Medellín se volvieron el objetivo.

Empresas como Famsa, de la avenida Salvador Díaz Mirón, de 5 de Mayo y Esteban Morales, de Plaza Cristal y de Las Brisas, fueron también vandalizadas.

Vandalismo gasolinazo (2) famsa

Incluso por temor a robos tiendas como Oxxos y otras de este mismo giro cerraron y sus empleados no ofrecían servicio. Varias gasolineras cerraron y apagaron sus bombas para evitar robos.

En por lo menos 5 plazas y centros comerciales se escucharon disparos y fue sólo así que las personas que estaban realizando los desmanes huyeron, aunque en muchos casos regresaban y volvían a intentar los robos.

Los operativos y la presencia de las autoridades se prolongaron durante prácticamente toda la noche y madrugada hasta que la situación quede completamente controlada.vandalismo gasolinazo

Cierran tiendas en Xalapa por temor
Plaza Museo, Walmart en Arco Sur, Super Che en la avenida 20 de noviembre y Mega comercial Mexicana en Avenida Xalapa cerraron temprano sus puertas, mientras que comercios de Plaza Museo colocaron barricadas en las puertas de cristal, luego de que se diera a conocer el saqueos en el puerto de Veracruz.

En esa sucursal de Walmart los automovilistas se retiraron de la zona por temor a que la situación se saliera de control.
De la misma forma cerraron sus puertas otros establecimientos en el centro de esta capital.
Los saqueos fueron convocados mediante redes sociales en protesta a los gasolinazos.

Canaco pide al Ejército para reforzar seguridad
En entrevista telefónica el titular de la Cámara Nacional de Comercio en Veracruz, Jesús Antonio Muñoz de Cote Sampieri lanzó el llamado a las autoridades estatales y federales para que resguarden la zona comercial de la conurbación Veracruz – Boca del Río ante el saqueo ocurrido.

Pidió que sea el Ejército los que apoyen a las tareas de vigilancia que realizan los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública y Policía Naval. Estimó que por lo menos 50 establecimientos han tenido pérdidas millonarias por este tipo de actos, ya que se llevaron aparatos electrónicos y otros artículos de mayor valor comercial.

Puntualizó que en coordinación con la Secretaría de Seguridad Pública evaluarán que previsiones tomarán para resguardar al sector de nuevos actos vandálicos.