Editorial

Debemos Fortalecer el Campo Mexicano

Martes 10 enero 2017, 7:42:08 am

De una u otra forma se debe proceder al fortalecimiento del campo mexicano a fin de levantar una vez más ese rubro tan importante y estratégico en la economía y seguridad nacional, pues es una verdad tangible que el agro mexicano se encuentra descuidado y esto sin duda alguna es la razón por la cual los campesinos se encuentran en una situación bastante preocupante.

Además, hemos hecho referencia a la seguridad nacional pues del campo mexicano viene el alimento de la población, alimento que ahora se está comprando en el exterior en función a que de acuerdo con algunos entes encargados de la toma de decisiones es más barato comprar en el extranjero que producir el alimento en el país. Tal vez esto pudiera ser cierto, pero, ante la disyuntiva actual y a los problemas que ya se tienen en el país y a los que se ven en calidad de negros nubarrones en el horizonte, se hace imperativo volver la mirada hacia el agro y volverlo a hacer competitivo, ver por qué nos olvidamos de que el campo mexicano dejara de serlo y miramos hacia el exterior para adquirir allá los alimentos, como sería el caso del mismo maíz, gramínea que de acuerdo con los conocedores tuvo su origen en lo que hoy es territorio mexicano, y que hasta casi principios de los setentas del siglo pasado nuestro país fuera exportador de esta gramínea y hoy la estamos importando.

¿Por qué los países en donde ahora se adquiere buena parte de lo que comemos los mexicanos están competitivos y nosotros no? No busquemos culpables pues entonces se perdería otro precioso tiempo el cual ya no tenemos y debemos ocuparlo en buscar la solución al tremendo problema de la falta de producción de campo nacional. Hay que hacer producir la tierra en México, hay que hacerla rentable para los campesinos mismos a fin de que las siembras no sean únicamente en su enorme mayoría para el autoconsumo del campesinado, sino que haya remanentes para poder volver venderlo al mundo.

Esta actitud se llama ser competitivos, pues nos dimos el lujo de dejar de serlo en función a que otros países lo venden más barato de lo que costaría producirlo en México. Bueno, pues ante las actuales circunstancias no debemos olvidarnos de nuestra tradición campesina y debemos regresar a tener una producción agraria no solo de autosuficiencia sino también para exportarla. Ahí está la tierra, ahí está el campo, entonces hagamos producirlo una vez más. Volvamos a ser no solo autosuficientes, volvamos a vender al mundo el producto del campo mexicano a fin de que sea la generalidad de la población del país la beneficiada una vez más de esta actividad.

Porque además, los mexicanos ya no tenemos alternativa ante la situación prevaleciente en el mundo entero y estamos obligados a volver la mirada y el interés hacia nuestro campo y hacerlo producir de manera eficiente, en forma tal de que vuelva a ser productivo para todos los que intervienen en este proceso y evitar en esta forma que sean solo unos cuantos los que se lleven la mayor parte de las utilidades, todos, absolutamente todos los mexicanos debemos salir beneficiados al volver hacer productivo una vez más el campo, que jamás debió ser abandonado.