Las amenazas más subestimadas en un matrimonio

Publicado el 10 de enero del 2017 a las 4:00 pm

A+ A-

4-ideasqueayudan

Por generaciones, encuesta tras encuesta ha puesto en primer lugar a la comunicación marital como el problema principal de un matrimonio. Pues te traigo noticias: no lo es.

La comunicación no crea los problemas, es tan sólo la reacción a uno. Sin embargo, es el término que todos ven a la hora de buscar culpables. Entonces… ¿cuáles son los verdaderos problemas?

Nos casamos porque nos gusta quién es nuestra pareja: Está bien que lo hagan, pero hay que dejar claro que la gente cambia. Quizá en un unos años ya no le guste Metallica. Tal vez en unas semanas cambien sus planes de vida. No te cases con alguien porque te gusta cómo es, cásate con él por quién está determinado en convertirse. Y durante su matrimonio, apóyalo en convertirse en quién quiere ser.

El matrimonio no te quitará la soledad: Estar vivo es estar solo. Es una condición humana que no puede ser eliminada con un matrimonio, así que no lo culpes de algo así, ni busques ese compañerismo en alguien más. El matrimonio debe ser un lugar donde dos seres humanos puedan compartir su soledad, para así crear momentos juntos.

Todos cargamos con vergüenza: Pasamos la mayor parte de nuestra adolescencia y adultez temprana tratando de pensar que la vergüenza no existe. Y cuando llega alguien que amamos que nos hace sentir un poco de vergüenza… lo culpamos, y luego le exigimos arreglar el problema. Pero la realidad es que ellos no crearon esa vergüenza y tampoco pueden arreglarla. A veces la mejor terapia marital es la terapia individual, en la que trabajamos en nosotros mismos para curarnos de esa vergüenza.

Sí, el ego gana: Todos tenemos ego por naturaleza. Y fue bueno por mucho rato, pero ahora que estás casada y eres adulta, el ego es una pared que separa. Es hora de derrumbarla mediante la práctica del perdón, en lugar de la venganza, la disculpa en lugar de echar la culpa y la vulnerabilidad en lugar de la fuerza.

La vida es injusta y desordenada, y el matrimonio es vida: Así que el matrimonio es injusto y desordenado… ¡como si no lo supieras! Pero cuando su relación deja de ser tan perfecta como lo era antes, empezarás a buscar culpables, agregando más desorden a un amor ya desordenado. ¡Detente! Deja de echarle la culpa a alguien más y empieza a ponerle solución a las cosas.

La empatía es difícil: Por su naturaleza, la empatía no puede suceder simultáneamente entre dos personas. Una persona debe sentirla primero, y no hay garantía de que el otra pueda sentir lo mismo. Es un riesgo. Es un sacrificio. Y la mayoría esperamos que el otro lo haga primero.

La realidad es que las personas que amamos son seres humanos con defectos y jamás serán el espejo perfecto que queramos que sean. ¿Aún así podemos amarlos tomando el riesgo de ser empáticos primero?

Ya no sabemos cómo mantener el interés en algo o en una persona: Triste, pero cierto, vivimos en un mundo donde concentramos nuestra atención en millones de direcciones diferentes al mismo tiempo. ¿Cómo hacerlo en una simple cosa o persona… para siempre?

Casi cualquiera puede enseñarte a comunicarte con tu pareja en poco tiempo… no es tan complicado. Pero lidiar con los problemas que causan esa mala comunicación… ufff, eso sí lleva su tiempo. Pero, ¿no crees que valga la pena?

Deja un comentario