Se han obtenido pruebas de que principales asesores de Trump se mantuvieron en contacto frecuente con altos oficiales de inteligencia rusos durante su campaña presidencial. Trump lo sabía, pero lo negó públicamente ante las cámaras varias veces. Le mintió al pueblo estadounidense.

Cae esta bomba e inicia la real posibilidad de que al intensificarse la investigación se le acuse y procese de traidor a la patria al presidente más inconsciente recién electo en Estados Unidos. Quien habiendo efectuado una sarta de decisiones unilaterales inconcebibles en contra de los derechos humanos y medio ambiente en menos de un mes, ha incrementado el repudio de la comunidad mundial.

Pero se abre una posibilidad, un rayito de luz, que lo obligaría a irse. Es muy probable su triunfo se haya dado en base a fraude electoral, apoyada su candidatura por los rusos de Vladimir Putin.

Ahora que se sabe de su existencia, deberán entregar las transcripciones de las conversaciones telefónicas para que los ciudadanos conozcan su contenido. En base a la evidencia se procederá. Las pruebas tendrán que ser contundentes para bajar a este gañan del trono, porque ejemplar de esta calaña jamás renunciará.

FUENTE: SDPNOTICIAS.COM