Los une la Alianza del Pacífico

Dr. Armando Rojano Uscanga

La semana pasada se realizó en Buenos Aires, la reunión ministerial de los miembros fundadores del Mercosur (Brasil, la Argentina, Uruguay y Paraguay) y de los países que integran la Alianza del Pacífico (Chile, Colombia, Perú y México), organizada por la cancillería argentina, en la condición de presidencia pro tempore del Mercosur.

Se trata de un nuevo paso hacia el rescate de los propósitos originales del Mercosur, con el fin de transformar el bloque en una plataforma para la inserción competitiva de esos países en la economía internacional. Uno de los caminos para alcanzar dicho objetivo es establecer acuerdos comerciales con otros países o bloques. El Mercosur y la Alianza del Pacífico representan, juntos, el 80% de la población de América latina y el Caribe y responden por más del 90% del PBI y de los flujos de inversión extranjera directa en la región, un mercado de casi 470 millones de personas.

La convergencia entre el Mercosur y la Alianza del Pacífico puede significar el nacimiento de un nuevo polo dinámico de la economía mundial, que aproveche la red de acuerdos que ya nos unen para lograr un salto cualitativo. Hoy contamos con acuerdos de libre comercio con todos los países sudamericanos de la Alianza del Pacífico. En 2019, gracias a los acuerdos existentes, se concluirá una virtual área de libre comercio en América del Sur. Brasil busca actualmente completar esa red de acuerdos, ampliando su acuerdo comercial con México, la segunda economía de América latina.

En 2016, las exportaciones del Mercosur hacia la Alianza del Pacífico alcanzaron los US$ 17,6 mil millones, valor superior a las exportaciones registradas entre los países de la propia Alianza (US$ 14,6 mil millones).  La agenda de cooperación entre ambos bloques ambiciona ir más allá de los acuerdos comerciales vigentes y busca simplificar los trámites de comercio exterior e incentivar asociaciones empresariales, con especial atención en las pequeñas y medianas empresas.