En México se intenta vía PTU que se paga en Mayo

Dr. Armando Rojano Uscanga

Es oportuno saber que en España hay empresas como Mercadona, Inditex,y Leroy Merlín,  que vincula el salario a las ganancias, una práctica al alza tras la mejora económica.  Mercadona ha repartido el 25% de sus beneficios entre sus empleados, reconociendo que la evolución de las políticas de recursos humanos ha democratizado en los últimos años bonus y primas. El salario variable ha dejado de ser cosa de altos cargos y áreas concretas, por lo que ahora toda la plantilla disfruta de los beneficios globales de la compañía.

Suele ponerse de ejemplo los nuevos incentivos utilizados por las tecnológicas, pero lo cierto es que sectores tradicionales como la gran distribución fomentan la participación de sus empleados en el funcionamiento financiero de la empresa desde hace un buen número de años. En algunas ocasiones se premia a los empleados por los buenos resultados; en otras, se convierte a los trabajadores en propietarios de la empresa mediante derechos sobre acciones.

Estas políticas hacen partícipes a los empleados de los resultados de la compañía e incrementan el sentimiento de pertenencia de estos. Además, pueden favorecer un incremento de la productividad; cuánto más gane la empresa, más ganaré yo. Por último, son una mina reputacional. La retribución variable, si se ejecuta de manera adecuada, pasa a ser uno de los pilares de la imagen de marca. La compañía se convierte en “un buen lugar en el que trabajar”.

De hecho, México es pionero en la materia de Participación a los Trabajadores en las Utilidades, junto con países como la propia España, Colombia, Brasil, Venezuela y Ecuador. El resto, sobre todo los industrializados nunca han legislado al respecto. Nuestra Constitución Política (Art. 123) obliga a los patrones a otorgar el 10% de sus utilidades reportadas en el Impuesto Sobre la Renta, desde la Presidencia de Adolfo López Mateos en 1962.