Nulifican la estrategia de la OPEP

Dr. Armando Rojano Uscanag

El precio del petróleo volvió a los niveles de noviembre, cuando los países productores decidieron por primera vez en ocho años, rebajar la oferta con la esperanza de subir los precios, pero factores como el boom del fracking en EE UU y la producción en países como Libia han vuelto a arrastrar los precios por debajo de los 50 dólares por barril Brent.

La caída es una buena noticia para economías consumidoras, pero supone un desafío mayúsculo para una industria en serias dificultades, que tendrán que enfrentar los países productores de petróleo cuando se reúnan el próximo 25 de mayo en Viena.

Varios motivos explican la tendencia bajista, como una mayor producción en Libia o Nigeria, unas existencias en EE UU que no caen como se esperaba, o una menor demanda en EE UU o China. Ante unos números alarmantes, Arabia Saudí, principal productor y peso pesado en la OPEP, salió el viernes al paso y aseguró que Rusia, que no pertenece a esta organización que engloba a los países responsables de un tercio de la producción mundial, estaba dispuesta a continuar con la política de restricciones a la oferta. Pero la presión continúa. Se pronostica que la OPEP decidirá en el 25 de mayo continuar durante unos seis meses con sus límites a la producción.