Propone el IPCF (índice de precios al consumo con un tipo de interés fijo)

Dr. Armando Rojano Uscanga

El Riksbank (banco central de Suecia), estudia reemplazar su actual objetivo de inflación del 2% por una nueva meta menos dependiente de los tipos de interés y un rango variable de un punto porcentual al alza o a la baja, lo que formalizaría en su reunión de política monetaria del próximo mes de septiembre, atendiendo De este modo, la reiterada petición de que los bancos centrales dejen a un lado la inflación para tomar sus decisiones.

El Riskbank sostiene que en los últimos años el IPC ha sido una referencia cada vez más difícil de usar para la política monetaria al verse directamente afectada por los ajustes en los tipos de interés sin que estos efectos guarden relación con las presiones subyacentes de la inflación, generando problemas de comunicación de la política monetaria. Por eso reemplazaría el objetivo actual de inflación por el IPCF (índice de precios al consumo con un tipo de interés fijo), que ya ha utilizado como objetivo operativo, además de recurrir a una banda de variación de un punto porcentual al alza o a la baja.

El IPC captura los movimientos en el consumo, por lo que de cierta forma es transparente.

Sin embargo, una debilidad de este indicador es que tiene en cuenta los gastos en intereses.

Cuando el Riskbank recorta los tipos para ayudar a la inflación a subir, está también contrarrestando la inflación, ya que reduce los gastos por una caída de los gastos en intereses. Por ello, el banco central sueco podría comenzar a dar prioridad al IPCF, que es igual que el IPC pero para los precios que dependen de los tipos de interés se les impone una tasa fija para no distorsionar la inflación. La institución ha remitido a consultas sus deliberaciones. Lo anterior es trascendental pues afecta la forma de medir la inflación, en la que se basan las grandes decisiones económicas, desde la fijación de salarios hasta los aumentos presupuestales.