Lic. Guillermo Ingram

Miren, en virtud de que todavía ando a la antigüita y como tampoco ha habido reforma alguna por parte de la Real Academia de la Lengua Española respecto al uso oficial del número y del género, que es como a mí me enseñaron mis profes, no ando con cuestiones de “maestras y maestros”, profesoras y profesores”, moda esta impuesta por uno de los peores Presidentes de México, el súper despistado Vicente Fox, con su: “Chiquillas y chiquillos”. Hoy, casi todos los políticos y quienes hacen uso del micrófono y de la escritura salen con la diferenciación del género. Lo cual es por demás erróneo. Creo que por andar innovando de manera tan absurda las normas gramaticales el ambiente anda muy cerquita del infierno (esta última expresión fusilada de la canción bravía mexicana: “Llegó borracho el borracho”). Por eso es que hablo de los “profes” al pluralizar el apócope de “profesores”, pues cuando se pluraliza, de acuerdo con la norma gramatical se usa el término masculino. Y hablo o hablaré de “mis profes” en todos los aspectos de la vida. No obstante y ¡Gracias a Dios!, siempre tuve más maestras que maestros, pero, tratando de no defraudar a las preciosuras de maestras que he tenido ¡Digo “profes”!

¡MUY BONITAS EN TODOS LOS ASPECTOS MIS MAESTRAS!

Creo les platiqué que en una ocasión discutiendo con una amiga el por qué no estoy casado “como Dios manda”, le decía que yo siempre he sentido una gran admiración por las mujeres y que las considero seres extraordinarios, amén de que merecen todo mi respeto, y me contestó (ella es divorciada) entre risas “¡Precisamente por eso Wily, porque nos respetas!”.

O, tal vez he tenido una suerte encanijada que la enorme mayoría de las mujeres que me ha tocado tener a mí alrededor todas han sido muy, pero muy canijas y sobre todo comprensivas ¡Y muy a todo dar!

UNA INOLVIDABLE AMIGA

Recuerdo a mi gran amiga Ana María Ortiz, mucho mayor que yo, era mi vecina, tenía yo la friolera de ¡4 años! Y ¡Como me protegía y cuidada! Éramos vecinos de puerta contra puerta en el edificio donde vivíamos. Hoy ella vive en Canadá y la he visto muy pocas veces. Un día me dio su correo electrónico pero debió de cambiarlo porque no entraron los mensajes.

SON PIEZA CLAVE DEL DESARROLLO DE TODA NACIÓN

Pero, regresando con los profes ¡Qué padre figura la de estos grandes personajes que son los mentores! Pues tienen en sus manos la formación de prácticamente toda la comunidad. Y miren que es fundamental el que los maestros sean a todo dar y sobre todo bien capacitados en su materia a fin de que le pueda a uno gustar y entender lo que están enseñando. Pues en lo personal nunca me gustaron las matemáticas hasta que en una ocasión (ya entrado yo en años), el Dr. Lucas Deschamps me dio una somera explicación sobre el tópico y me pareció interesantísimo, claro, mi gran amigo poseía el don de la pedagogía. Lo cual quiere decir que todos los maestros (aquí sí, puro varón), no fueron tan duchos en materia de enseñanza porque sus clases me parecieron tediosas y de puro compromiso pasé la materia.

Creo firmemente que si hubiese tenido una profesora en matemáticas seguramente si me hubiesen gustado las ciencias exactas. Pero no, solamente en la primaria fue que me tocaron puras mujeres en la enseñanza y tal vez por eso en tal grado escolar las matemáticas se me hicieron interesantes, pero, todo fue que en segundo año de secundaria un varón nos diera álgebra ¡Que reprobé! El maestro sí sabía y llevaba años dando clases, pero, no sabía enseñar, su clase era siempre tediosa.

CREO HOY CUALQUIERA PUEDE CON LA MATEMÁTICAS

Hoy, con todos los avances tecnológicos en donde sólo hay que apretar botones y teclas, creo cualquiera debe saber resolver los problemas matemáticos.

SIENDO MAESTRO, POR CONTAGIO SE ES SIEMPRE JOVEN

Hace muchos años tuve la oportunidad de dar clases y fue interesantísimo, creo no lo hice tan mal porque fue cuando el “Propedéutico”, mejor conocido como el “Torpedéutico”, cuando los alumnos ni entraban a clases y la mía, que no obstante era la última de la tarde, siempre me esperaba el alumnado.

Fue muy padre, y me quedó la experiencia de que en tanto esté uno rodeado de juventud, por mero contagio o influencia ¡Uno sigue siendo joven!

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo:losbuenosdias@gmail.com