La tormenta tropical “Adrián” que era la primera de la temporada ayer en la noche se degradó a depresión tropical, en aguas del Pacífico, de acuerdo con el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) continuará debilitándose paulatinamente pero provocarán oleaje elevado y lluvias de fuertes a muy fuertes en costas de Chiapas y Oaxaca y por lo tanto el sureste se mantiene en alerta en función a las influencias colaterales que siempre acompañan a estos fenómenos, como son las intensas lluvias que podrían caer en la sierra de Oaxaca y con ello influir en el torrente de varios ríos que corren a lo ancho de nuestra entidad federativa y que nacen precisamente en la sierra oaxaqueña, como sería el caso del río Papaloapan, que es considerado como uno de respuesta rápida, con lo cual podría ser ocasión de muchos inconvenientes, pues siempre está el riesgo del aumento rápido en su caudal y con ello comenzar a inundar las partes bajas de los sitios por donde transcurre el río y en caso de presentarse situaciones de mayor precipitación pluvial las condiciones podrían ser igualmente de mayores afectaciones.

Por lo tanto, se ha dado el punto de arranque con el desarrollo de estos fenómenos meteorológicos como sucede anualmente, comenzando por la vertiente del Pacífico, y por lo tanto se deben de comenzar a tomar todo tipo de acciones preventivas por parte de la ciudadanía en función a revisar todo lo que pudieran llevar consigo en caso de tener que ser evacuados por efecto de las situaciones de emergencia creadas por estos meteoros, sobre todo documentación, la cual deberá de estar totalmente sellada a fin evitar se vea afectada por el agua.

Desafortunadamente nuestra entidad federativa se encuentra vulnerable tanto por la vertiente del Golfo de México, como también por la del Pacífico, pues como explicamos en renglones anteriores, al estar limítrofes con Oaxaca y Chiapas, estados de la vertiente del Pacifico, sobre todo las precipitaciones pluviales que traen consigo los ciclones tienen influencia sobre buena parte de todo el sur de nuestro territorio estatal, precisamente porque ríos de la importancia y caudal, como el Papaloapan tienen su origen en la serranía oaxaqueña. Y en el caso de las tormentas o ciclones en que se forman o vienen desde el Mar Caribe o del Atlántico al Golfo de México, indefectiblemente vienen a afectar a la tierra veracruzana pues nuestra posición geográfica nos hace bastante vulnerables a la influencia de los huracanes.

Por lo tanto, no existe otra opción que la de estar monitoreando en forma contante a estos fenómenos, así como a estar en contacto con las autoridades de Protección Civil de los tres niveles de gobierno a fin de mantener actualizada la información sobre la trayectoria y comportamiento de tormentas y ciclones para ver en qué momento puede resultar afectada la zona donde vivamos, en forma tal de que se puedan tomar las providencias del caso llegado el momento.