Desde el dieciocho de mayo de mil novecientos setenta y siete se viene conmemorando el Día Internacional de los Museo y en cada efeméride siempre se exalta poniéndose de relieve la importancia y trascendencia de estos grandiosos centros de exposición, que conforme a su género, muestran lo mejor y más relevante del contenido.

En este renglón, el de los museos, la ciudad capital de nuestro país cuenta con una enorme cantidad de éstos, que la convierten tal vez en la ciudad con mayor número de museos en el mundo. Pudiéndose destacar el de Antropología, en donde se muestran grandes obras de arte de nuestro antepasado precolombino. Y ni se diga el ahora museo del Templo Mayor, en donde in situ, en la excavación misma se puede admirar una parte de lo que fuera precisamente el Templo Mayor en la otrora Gran Tenochtitlán, y ni se diga en el museo anexo que se ha ido conformando con las piezas descubiertas y rescatadas en el lugar. Y no por ello menos importantes son las edificaciones en la superficie del zócalo mismo de la Ciudad de México, en donde se encuentran el Palacio Nacional con los murales de Orozco y Diego Rivera, como también la Catedral Metropolitana, así como el otrora edificio que llegara a albergar las oficinas del entonces Departamento del Distrito Federal.

Y en sí, buena parte de nuestro país podría ser considerado un museo al aire libre, no sólo por los vestigios precolombinos que nos legaran las grandes civilizaciones que se desarrollaron en gran parte del ahora territorio nacional, sino también las edificaciones llevadas a cabo en la Colonia, como sería el ahora llamado “Castillo de San Juan de Ulúa”, en nuestra ciudad de Veracruz, levantado en el islote del mismo nombre. Y que en si dicho inmueble, que fuera una fortaleza que formó parte del sistema defensivo de la ciudad durante la colonia y parte de la historia del México independiente, terminara finalmente en prisión y fuera desocupada por órdenes de Don Venustiano Carranza. En esta edificación el acervo histórico es enorme, pues prácticamente es ahí en donde se da el encuentro decisivo y definitivo entre la población autóctona del macizo continental y el pueblo conquistador español. Además de muchos otros vestigios históricos de la ciudad.

Ciudades museos, como los sería Guanajuato, la capital del mismo Estado, es de una exquisita belleza y ni qué decir del centro Histórico de la ciudad de Puebla. Y ni se diga de sitios como El Tajín y Zempoala en Veracruz y el Museo de Antropología en la ciudad de Xalapa, en nuestra entidad, o Teotihuacán, en el Estado de México o la misma Cholula, en Puebla. Y todas las ruinas mayas diseminadas en toda la península de Yucatán y Chiapas, como también en Oaxaca, con Mitla y Monte Albán.

En fin, en todo el mundo existen sitios en donde se atesora el pasado cultural en general de la humanidad, desde su origen hasta el presente, por lo que fue una muy sabia decisión el haber creado esta efeméride para festejar y conmemorarlos y hacer hincapié en la importancia y trascendencia de los mismos.