Este miércoles diez de mayo en todo nuestro país se festeja el Día de las Madres, conmemoración esta, tal vez la más celebrada en México y que logra reunir a mucho más familias en torno a la figura materna que cualquier otra efeméride. Lo cual viene a confirmar que por fortuna en México se vive en un matriarcado, hecho que sin duda alguna le imprime ese muy distintivo carácter de amor a la familia mexicana que solamente la mujer es capaz de dar. Y tal como algunos líderes espirituales del mundo, entre ellos el actual Sumo Pontífice de la Santa Madre Iglesia Católica, Francisco; como también el Dalai Lama, han coincidido en la opinión de que la mujer es el ser con más capacidad para dar amor y que precisamente es amor de lo que el mundo está más que necesitado y de ahí que la importancia y presencia de la mujer, no sólo en la concepción de los seres humano, sino en la formación misma de éstos sea fundamental para poder conformar una comunidad en todo el globo terráqueo ¡Más humana en todos aspectos y sentidos!

Hoy las madres mexicanas estarán muy festejadas por lo que nos unimos a esta muy justa y merecida acción de homenaje a estos seres tan importantes en la formación de la humanidad completa. Pues tan solo en lo que respecta a nuestro país, siempre la figura materna es la más simbólica y más activa, tanto en la integración como en el desarrollo de la también llamada célula social, que es la familia.

Sin escatimarle reconocimiento alguno a la figura paterna y su también papel fundamental en la formación de la familia, no obstante esto vemos cómo una familia se mantiene por lo regular unida e integrada a la falta del padre por el denodado esfuerzo que la madre lleva a cabo para realizar y sacar adelante a todos los integrantes de su prole, lo cual casi no es posible cuando lamentablemente se pierde a la madre, regularmente el padre busca una nueva pareja para la realización de la familia, lo cual desafortunadamente luego no sucede o se presentan muchas vicisitudes para el desarrollo familiar con la nueva figura materna.

Afortunadamente ese espíritu de amor y hasta de sacrificio extremo siempre lo encontramos en la madre en todos los aspectos de la vida de la familia, lo cual hace que los integrantes de la familia se sientan siempre reconocidos e integrados a esta maravillosa figura que vienen a conformar las madres en casi su total conjunto. La mayoría de los grandes escritores de todos los tiempos han dedicado hermosas obras producto de su talento a esta particular situación de la mujer, lo cual la convierte en prácticamente milagrosa y hasta divina.

Por lo tanto festejemos plenamente a las madres en su día y hacemos votos porque esta celebración se conmemore todos los días para no olvidar la importancia de la madre tanto en la formación del individuo como de la comunidad completa. En virtud a este milagro que sólo las madres son capaces de realizar ¡Felicidades a todas ellas de todas las edades!