No dejemos de considerar que con las temporadas de calor, tal y como viene sucediendo ya desde hace algunos años, también llega, entre otras cosas, la escasez del agua, por lo que es necesario entonces tomar más en cuenta realizar un uso optimizado de la misma.

Desafortunadamente con el crecimiento de la población y lógicamente de las manchas urbanas, en todo el país y el mundo, con tales hechos el suministro de ésta a través de los sistemas de las redes de agua potable, se ha ido reduciendo cada vez más y el problema se agudiza con la temporada de estío, cuando la población incrementa la demanda del uso del agua. Por lo tanto, en muchas ciudades del país no sólo se llega a suspender el suministro de ésta, sino que por un buen tiempo el servicio se lleva a cabo por tandeos. Y en lo que respecta a las zonas habitacionales periféricas del área urbana, por días enteros no les llega agua y deben proceder al almacenamiento de la misma en todo tipo de contenedores que posean los habitantes en sus casas habitación.

En función a los señalamientos anteriores se hace necesario el que la población entera adopte una auténtica cultura, tanto de la conservación del agua como de la optimización del uso de ella, porque, dentro de los cambios climatológicos que se están observando en todo el mundo, está sin duda alguna la de las grandes sequías, como también la de las torrenciales tormentas que son ocasión de tremendas inundaciones y grandes tragedias en todo el orbe. Esto es señal de que los cambios climatológicos son un hecho pero en perjuicio de los seres humanos y por lo tanto, tales fenómenos vienen a afectar el suministro del vital líquido que antes se hacía regularmente a través de fuentes confiables de agua, cuyo comportamiento era el necesario sujeto a las distintas condiciones climatológicas que antaño se observaban en las distintas estaciones del año. Hoy, todo ha cambiado y con ello también las fuentes de suministro de agua hacia las plantas potabilizadoras, pues los mismos ríos que antes suministraban la debida cantidad de ésta, hoy, en determinadas épocas del año sus niveles en el caudal se ven disminuidos de manera hasta dramática.

Por lo tanto, no hay otra alternativa que la de cuidar y usar en forma óptima el agua, esto con la finalidad de que los habitantes de las zonas periféricas puedan también recibirla, pues de lo contrario, vienen también a formar parte de esa ingente cantidad de ciudadanos que cada vez son más, en recibir el agua potable a través del servicio de carros cisternas.

Es menester entonces tomar conciencia del enorme privilegio que ahora significa, aunque se pague por su servicio, el estarla  recibiendo a través del sistema de la red de agua potable, esto con la finalidad de llevar a cabo su uso adecuado para no desperdiciarla y pueda llegar también a todos los usuarios conectados a dicha red.