Por Rodolfo Herrera

En los municipios de Perote, Soledad de Doblado, Veracruz, Boca del Río y Xalapa, la lucha electoral no sólo es por las alcaldías, más bien está en juego la gubernatura para el 2018.

Perote, en la tierra del senador priista y aspirante a la gubernatura José “Pepe” Yunes, existe una fuerte resistencia en contra del PRI que decidió postular al médico Juan Francisco Hervert Prado, originario de San Luis Potosí, quien tiene como principal contrincante a la candidata ciudadana Emilia Yunes Suárez, tía de “Pepe” y quien goza de la simpatía de los Peroteños.

Doña Emilia, como suelen llamarla los habitantes, ha continuado con su vida cotidiana de toda la vida, caminando, ayudando, saludando, participando, siempre anteponiendo el deber de contribuir con los demás, lo que la ha convertido en la rival a vencer.

Para “Pape”, cuyo candidato priista no levanta, el futuro electoral de Perote no es un asunto menor, pues de perder en su propia tierra y contra su tía Emilia, le representaría un descalabro en la búsqueda por la candidatura para el 2018.

Soledad de Doblado es la tierra de dos grupos de la misma familia, los Yunes del PRI representados por el senador y nuevamente aspirante a la gubernatura Héctor Yunes Landa, así como los Yunes del PAN representados por Miguel Ángel Yunes Linares.

Para Héctor Yunes, el triunfo del PRI en Soledad de Doblado le vendría a dar un respiro en su búsqueda por la gubernatura de Veracruz, primero porque dentro del mismo PRI tiene una abierta disputa con “Pepe” Yunes de Perote, después porque de ganar el PAN en Soledad, demostraría en su propia tierra que su sobrino el alcalde de Boca del Río, Miguel Ángel Yunes Márquez tiene las preferencias en su propio terruño.

La misma situación se da en el municipio de Veracruz puerto, donde el contendiente de la alianza PAN-PRD es el ex senador Fernando Yunes Márquez, hermano del alcalde de Boca del Río e hijo del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares.

Para el proyecto yunista de mantenerse en posesión de Palacio de Gobierno, el triunfo de Fernando Yunes es de vital importancia, simplemente no pueden perder la ciudad del primer puerto de México y la más emblemática del estado, porque significaría la vulnerabilidad de la ciudad que el priismo de la década de los 80s denominó como “La reserva electoral del PRI”.

En Boca del Río, el candidato de la alianza, Humberto Alonso Morelli no tiene un adversario de peso al frente, en todo caso, con el triunfo de Morelli, Miguel Ángel Yunes Márquez estaría refrendando el éxito electoral con una amplia aprobación a su trabajo como alcalde y cumpliría con su partido para seguir apuntalando sus aspiraciones hacia la gubernatura.

En Xalapa, la lucha electoral es entre dos partidos, las posibilidades de triunfo con la candidata de la alianza PAN-PRD Ana Míriam Ferráez Centeno son visiblemente limitadas, la contienda se concentra entre el candidato del PRI Alejandro Montano Guzmán y el de Morena Hipólito Rodríguez Herrero, ambos con posibilidades de ganar.

La llegada de Hipólito Rodríguez, significaría que los xalapeños envían un claro mensaje de cambio, estarían dando entrada a que Andrés Manuel López Obrador tomara la plaza principal y convirtiera el palacio municipal en centro de operaciones, a muy pocos metros de palacio de gobierno.

Es decir, la expectativa está sobre lo que ocurra en esas cinco ciudades el próximo 4 de junio, ya que el resultado repercutiría positiva o negativamente en las aspiraciones de los tiradores a la gubernatura en el 2018.

HUEVAZOS AL PEJE

Durante su gira por Veracruz, Andrés Manuel López Obrador recibió un huevazo en plena frente en el municipio de Huatusco, por una priista identificada como Beatriz Ramos, precandidata del PRI de Coscomatepec e integrante de la CNC, de inmediato llegó la presunta indignación del líder nacional priista Enrique Ochoa Reza quien reprobó el hecho. ¿Usted le cree?

Comentarios a: vivirenelgolfo@gmail.com