La población desocupada en México ascendió a 1.8 millones de personas durante el primer trimestre del año, lo que significó el 3.5% de la Población Económicamente Activa (PEA), la tasa más baja desde segundo trimestre de 2006, con base en cifras ajustadas por estacionalidad, dadas a conocer por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).
La población desocupada es entendida como aquella que no trabajó siquiera una hora durante la semana de referencia de la encuesta, pero manifestó su disposición para hacerlo e hizo alguna actividad por obtener empleo.

Los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo revelan que durante el primer trimestre del año, la población subocupada, referida al porcentaje de la población ocupada que tiene la necesidad y disponibilidad de ofertar más tiempo de trabajo de lo que su ocupación actual le demanda llegó a 3.7 millones de personas. Con cifras desestacionalizadas, la tasa de subocupación no presentó variación respecto al trimestre inmediato anterior.
Por su parte, la población ocupada informal, que agrupa todas las modalidades de empleo informal (sector informal, trabajo doméstico remunerado de los hogares, trabajo agropecuario no protegido y trabajadores subordinados que aunque trabajan en unidades económicas formales, lo hacen en modalidades fuera de la seguridad social) sumó 29.7 millones de personas.

Con cifras ajustadas por estacionalidad, la tasa de informalidad laboral se ubicó en 57.3% de la población ocupada, lo que significó un aumento de 0.3 puntos porcentuales en el primer trimestre de 2017 respecto al trimestre anterior.

Finalmente, la población ocupada en el sector informal (que se refiere a la población ocupada en unidades económicas no agropecuarias operadas sin registros contables y que funcionan a partir de los recursos del hogar o de la persona que encabeza la actividad sin que se constituya como empresa) alcanzó un total de 14.2 millones de personas en el trimestre de referencia. Con cifras desestacionalizadas, la tasa de ocupación en el sector informal, mostró una alza de 0.2 puntos porcentuales respecto al cuarto trimestre de 2016.