(El Dictamen/Agencias)

Foto tomada de internet

El embajador de Portugal en México, Jorge Roza de Oliveira, dijo que México tiene una frontera de casi cuatro mil kilómetros con Estados Unidos, una ubicación única, para bien y para mal, que muchos países quisieran tener.

En un diálogo con universitarios en el Senado, el diplomático recordó la frase de Porfirio Díaz: “Pobre de México, tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos”, y se refirió a los problemas del narcotráfico y el mercado negro de armas, que generan problemas en el país y que están determinados por la demanda de narcóticos en la Unión Americana y la producción de armas de fuego en ese país.

Dijo que en julio el Presidente de Portugal realizará una visita de Estado a México y vendrá con una delegación de empresarios con proyectos de realizar negocios en este país que tiene un gran futuro.

Roza de Oliveira contestó preguntas de estudiantes de la Universidad del Valle de México, en la reunión inaugural del evento Modelo de Naciones Unidas, junto con la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, Angélica de la Peña Gómez.

Al referirse a los problemas de los países, señaló que Portugal tiene “una deuda enorme”, y de la visión que tiene de México, comparado con India, donde también fue embajador, los problemas de corrupción, narcotráfico y secuestro se pueden poner en términos relativos.

La sentencia de Porfirio Díaz, de Pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos, “es una realidad hoy para bien o para mal. Y al respecto señaló los casos del presidente estadounidense Donald Trump, el narcotráfico y la violencia”.

Señaló que no son los decretos presidenciales, ni las declaraciones, las que van a destruir esta relación profundísima entre México y Estados Unidos.

Explicó: “Ustedes tienen una cosa que ningún otro país en el mundo tiene y que es seguro que la mayoría de las naciones querían ver (querrían tener): es una frontera de (casi) cuatro mil kilómetros con Estados Unidos”.

Roza de Oliveira agregó: “El actual presidente americano (Donald Trump), el máximo (tiempo) que estará son ocho años; si estuviera cuatro años, será muy bueno, pero un año (nada) más, magnífico”.

Si el presidente de Estados Unidos “se está pasando destruyendo o haciendo política un poco tonta, (eso) se vaya a cambiar después, (ya que) no es una gestión para la eternidad lo que estamos viendo en Estados Unidos”.

Aclaró a los universitarios con los que dialogó en el Salón de la Comisión Permanente: “Yo no hablo en nombre de Portugal, que no tiene posiciones oficiales sobre terceros países y sobre cuestiones que nos merecen respeto, pero en mi opinión personal, México está mal vendido”.

Explicó: “Llegue hace un año, y recibí ideas de que aquí supuestamente no hay leyes. México para mí ha sido una sorpresa grandísima”.

En Nueva Delhi “estaba habituado a una ciudad de 22 millones de habitantes, de contaminación, tráfico, de todos esos problemas. Sabía que venía a una ciudad cosmopolita y un país con un turismo fantástico”.

Además “no sabía que venía a una ciudad de una calidad tan grande y un país con una dimensión humana tan, tan, tan cálida. Y Escribí en Facebook: esta ciudad es igual a equis o a equis (ciudades), con una sola diferencia: aquí todo el mundo es simpático”.

Sus problemas, la violencia, el narcotráfico, no es un problema que ha sido inventado por México, no es una decisión de mexicanos criminales que han decidido ahora vamos a hacer estos o aquello.

Un principio básico de Economía –dijo—es que cuando hay demanda va a haber oferta. Si no hay demanda, “El Chapo” puede tener las toneladas que quisiera que no va a vender un gramo. Si no hay las armas que vienen de donde sabemos que vienen, no va a haber violencia, como hay en México ahora.

“Estimo que no sea un problema fácil de resolver, porque es también un factor de enorme estabilidad para el otro lado (Estados Unidos). Si los (soldados) federales y la Marina, si fueran 100% eficaces al impedir el tráfico (de drogas), si a partir de hoy no entra nada en el país del Norte, cómo va a ser la calle americana dentro de cuatro o cinco días, cuando terminaran los productos que aún existen. Van a tener un serio problema de ley y orden”.

Informó que en julio próximo, el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, visitará la Ciudad de México, con una delegación empresarial y va a ser gran momento para apoyar más nuestras relaciones.

Unos 15 años atrás, señaló, en todo México vivían 300, 400 portugueses. “Hoy hay más de tres mil 500, que componen una migración empresarial, económica, y si este no fuera el país fantástico que es, garantizo que ellos no vinieran acá”.

Hay una comunidad de casi un millón de portugueses, en Venezuela, “y muchísimos están viniendo aquí. Han escogido México, porque es un gran país con un gran futuro y con posibilidades de cooperación en el mundo económico”.