Por Rodolfo Herrera

Las inundaciones registradas por las recientes lluvias en la ciudad de Veracruz, han dejado de manifiesto que no hubo un trabajo de prevención por parte del Grupo Mas, empresa brasileña que llegó a encargarse de los cobros del servicio de agua potable.

Y si Grupo Mas no tuvo la precaución de hacer trabajos de prevención, desazolve, limpieza de drenajes y alcantarillado, entonces los ciudadanos nos preguntamos ¿Qué estamos pagando?

El director general del Grupo Mas, Arturo Zorrilla Castañeda, lejos de organizar trabajos de mejoramiento que den resultados a los ciudadanos, se ha reunido con empresarios a los que ha tratado de convencer, que el organismo tomó la administración del servicio de agua en deplorables condiciones.

Zorrilla ha expuesto como ejemplo, que la unidad habitacional Chivería, al norte de la ciudad, tiene una tubería que no soporta la presión del suministro de agua y por ello se regula con precaución, es decir, los ciudadanos ya no tienen agua.

Pero el argumento es por demás inútil, toda vez que los hoteles de la zona conurbada, los restaurantes están siendo abastecidos del líquido con pipas, lo que representa un gasto extra para los empresarios del ramo turístico.

En unidades habitacionales, colonias y fraccionamientos eso no ocurría con la anterior empresa, los problemas comenzaron a generarse a la llegada del Grupo Mas y de ello consta a los ciudadanos que antes no padecían de falta del suministro y ahora están en problemas.

Y lo peor, con esta primera lluvia, los sirvientes, asesores, achichincles, soplanucas y todos los que perciben un sueldo municipal, salieron a echarle la culpa de la inundación a la gente, porque es muy cochina y la basura que tiran tapó las alcantarillas, Pah la madre, sólo eso nos faltaba.

Por eso, quién gane las elecciones este próximo domingo, sea del partido que sea, debería hacer algo por dar de baja al Grupo Mas y su bola de inútiles. ¿No cree usted?

En todo contrato o concesión, la principal cláusula indica que ese acuerdo puede ser rescindido si la empresa no cumple con las normas de control y calidad que necesita la ciudad.

Las autoridades municipales tienen en sus manos el pretexto perfecto para darle las gracias al Grupo Mas y comenzar a operar con una empresa seria y responsable, que garantice un buen servicio.

Los ciudadanos pueden obligar al ayuntamiento a rescindir ese contrato, si masivamente se niegan a pagar un servicio que de cualquier manera no les llega regularmente.

Lo único que si ha podido hacer con eficiencia Grupo Mas, es enviar puntualmente el recibo de cobro de agua, con las nuevas tarifas y advertir además, que de no pagar recibirían el corte.

Por lo pronto, yo no voy a pagar por un servicio que no me llega ¿Usted sí?

VOTE CON TRANQUILIDAD Y CUÍDESE

La principal fiesta de la clase política es el proceso electoral, las elecciones, la chorcha política de unos contra otros y por supuesto, la serie de acusaciones que se vienen en cascada después de los resultados.

Para que no lo agarren en bajada déjeme darle un consejito, mire usted, no se apasione, salga a votar en familia con toda calma y regrese a su casita a disfrutar el domingo con los suyos, no haga caso de esos estúpidos y provocadores que los partidos van a soltar a la calle como perros sin bozal, cuídese y no deje que lo embarren en su desmadre, porque de cualquier forma, ganen o pierdan, la clase política siempre sale ganando y el único perdedor es el pueblo, con todo gusto nos leemos el lunes, porque a nosotros nos va a ir bien.

Comentarios: vivirenelgolfo@gmail.com