Melesio Carrillo Tejeda/ El Dictamen/ Xalapa


La deforestación, el sobrepastoreo, la ganadería intensiva y las inadecuadas prácticas agrícolas, provocaron que miles de hectáreas en Veracruz, se hayan convertido en tierras desérticas, es decir, sin árboles y sin vida animal silvestre, que antaño si la había, informó la representante de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) en nuestra entidad.

Valeria Madrigal Sánchez, agregó que esas tierras, antes fueron selvas y bosques, con todos sus beneficios, lo que claramente hace inferir que los seres humanos somos capaces de desaparecer un bosque en un día; el problema es recuperar esos árboles y plantas pues se llevaría hasta cien años en que se manifestaran sus beneficios como el oxígeno y el agua.

Desde luego que la Comisión Nacional Forestal apoya a los ejidatarios, a quienes además de concientizarlos de la importancia de preservar bosques y selvas, ellos siembran entre un mil y un mil 100 árboles por hectárea en estas superficies desérticas.

Las acciones de la dependencia están encaminadas a mantener nuestros suelos fértiles, enfocando así el abatimiento de la pobreza, la seguridad, alimentaria, el arraigo de la gente y también evitando la migración, con trabajos y actividades para detener la sequía.

Madrigal Sánchez, suplente legal de la CONAFOR en la entidad, reveló que en la actual temporada de incendios forestales Veracruz registró 18 más que el año pasado en el mismo periodo.

Dijo que los incendios forestales se deben a dos factores, principalmente: las altas temperaturas registradas en meses anteriores y las quemas agrícolas que se salen de control. En Veracruz 8 mil hectáreas se reforestarán, afirmó.