Tag Archives: Obama

Hijas de Bush escriben carta a las de Obama sobre después de la Casa Blanca

Agencias/El Dictamen
maxresdefault
Las hijas del expresidente de Estados Unidos George W. Bush, Barbara Bush y Jenna Bush Hager, escribieron una carta a las del actual presidente, Barack Obama, Malia y Sasha Obama, sobre la vida después de la Casa Blanca.

La carta abierta, con la que hoy se emocionó Jenna leyéndola en el programa de televisión “Today” y que fue publicada anoche en la revista Time, fue dirigida a las jóvenes hermanas Obama, que dejarán la Casa Blanca el próximo 20 de enero cuando el republicano Donald Trump tome posesión como nuevo presidente de EE.UU.

“Por supuesto que estoy llorando. Es simplemente increíble lo rápido que pasan ocho años y cómo se han convertido en estas mujeres realmente increíbles, y sólo queríamos asegurarnos de que lo supieran”, dijo Bush Hager.

Ella y su hermana Barbara le dieron la bienvenida a las jóvenes hijas de Obama al “singular club de los hijos de expresidentes”, un estatus que no buscaron y que les vendrá “sin directrices”, aunque sí se tendrán la una a la otra, como también les ocurrió a las descendientes de la familia del expresidente.

“Pero tienen mucho que esperar para el futuro. Estarán escribiendo la historia de sus vidas, más allá de la sombra de sus padres famosos, aunque siempre llevarán consigo las experiencias de los últimos ocho años”, relataron Barbara y Jenna.

Por experiencia propia, les aconsejaron que disfruten de la universidad, que Malia, la hija mayor del matrimonio Obama, empezará en otoño de 2017 en la prestigiosa Harvard tras su año sabático, y que Sasha comenzará cuando acabe los dos cursos de educación obligatoria que le quedan.

“Ya no tendrán el peso del mundo sobre sus jóvenes hombros. Exploren sus pasiones. Aprendan quiénes son. Cometan errores -se les permite hacerlo-. Sigan rodeándose de amigos leales que las conocen, las adoran y las protegerán ferozmente. Los que las juzgan no las aman, y sus voces no deben tener peso. Más bien, es su propio corazón lo que importa”, narraron las hijas de Bush.

Barbara y Jenna les recomendaron que no olviden a “la maravillosa gente que trabaja en la Casa Blanca”, como la florista Nancy, que ellas conocieron a los 7 años de edad en la toma de posesión de su abuelo, George H. W. Bush, y con la que han mantenido una estrecha relación desde entonces hasta tal punto que hizo el decorado floral para la boda de Jenna.

Ellas también se mantuvieron en contacto con su equipo del servicio secreto, ya que estuvieron con ellas en sus primeras citas, en las pedidas de mano e incluso en la luna de miel, y pusieron su vida “en pausa” por ellas aunque no fuera fácil ser seguidas por “hombres con mochilas” durante la adolescencia.

“Han vivido la increíble presión de la Casa Blanca. Han escuchado las críticas duras a sus padres por parte de gente que nunca los han conocido. Han permanecido a su lado mientras que sus queridos padres fueron reducidos a los titulares. Sus padres las pusieron primero y no sólo les mostraron el mundo, sino que se lo entregaron. Como siempre, estarán para ustedes al comenzar su próximo capítulo. Y nosotras también”, dijeron las hermanas Bush.

Barbara y Jenna rememoraron cuando hace ocho años las recibieron en la Casa Blanca para enseñarles “la histórica casa”, de la que los trabajadores consiguen crear “un hogar”, y aludieron a todos los viajes y las experiencias internacionales que han vivido Malia y Sasha durante la presidencia de su padre.

En la actualidad, Barbara es la cofundadora y directora ejecutiva de la organización no gubernamental (ONG) Global Health Corps, mientras que Jenna Bush Hager es corresponsal del programa televisivo “Today”.

Obama deroga ley de “pies secos, pies mojados”

Obama-EFE

Agencias/ El Dictamen

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, decidió este jueves acabar con la política conocida como “pies secos, pies mojados” para migrantes cubanos —en una de las últimas decisiones que tomará en la Casa Blanca—, lo que implica un cambio sustancial en la ruta hacia el deshielo entre Washington y La Habana.

“De forma inmediata, los cubanos que intenten entrar en los Estados Unidos ilegalmente y no califiquen para asistencia humanitaria serán objeto de deportación”, señaló Obama a través de un comunicado.

“El objetivo es tratar a los migrantes de la misma forma que a otros, especialmente los de la misma región. Es un movimiento para igualar las políticas migratorias”, apuntó en una llamada telefónica con periodistas el secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson.

Obama también revocó el programa “Parole para Profesionales Médicos Cubanos”, que recibía a los profesionales de la salud de ese país que participaban en brigadas internacionales o cursaban estudios en el exterior y decidían desertar.

Esta medida iguala la aplicación de las medidas a todos los migrantes sin distinción de su nacionalidad, y cumple con uno de los principales reclamos del gobierno cubano en el proceso de normalización de relaciones.

A cambio, La Habana se comprometió a aceptar el retorno de sus ciudadanos que sean expulsados.

Desde el anuncio del deshielo entre Estados Unidos y Cuba, hace poco más de dos años, el flujo de cubanos que llegaron de forma ilegal a territorio estadounidense para ampararse en la política ayer revocada se disparó.

En 2015 fueron 43 mil 159, un 78% más que el año anterior, mientras que en 2016, el número superó los 63 mil, según cifras de “The New York Times”, la mayoría a través de la frontera mexicana.

En teleconferencia con periodistas, el asesor en seguridad nacional de Obama, Ben Rhodes, explicó que estas cifras “incrementaron la sensación de urgencia” de actuar en ese sentido.

Precisó que el secretismo en las conversaciones bilaterales, que duraron más de un año, y la sorpresa para dar a conocer este anuncio fueron para evitar una oleada mayor de migración.

Cuba celebra la medida. El gobierno cubano expresó su felicitación por la medida tomada por Obama.

En un comunicado, consideró que de esta forma se acabará con “un estímulo a la emigración irregular, al tráfico de emigrantes y las entradas irregulares a los Estados Unidos desde terceros países”, como México.

Las autoridades de La Habana agregaron que este “importante avance” garantizará “una migración regular, segura y ordenada”, tras varios años de “interés permanente de adoptar un nuevo acuerdo migratorio con EU”.

La normativa se remontaba a mediados de la década de los 90, cuando el presidente Bill Clinton, en plena crisis de “balseros”, revisó la Ley de Ajuste Cubano de 1966 para añadir una enmienda en la cuestión migratoria: todo aquél que consiguiera pisar territorio estadounidense (pie seco) podría conseguir la residencia permanente después de un año, mientras que aquellos interceptados en el mar (pies mojados) serían repatriados.

“Es un gesto que lleva nuestra política con Cuba a la era moderna a la vez que permite que EU continúe su actitud generosa hacia esos individuos y refugiados con el legítimo reclamo de asilo”, afirmó el senador Jeff Flake, uno de los mayores defensores del acercamiento a la isla caribeña.

Agregó que esta medida debería ser aplaudida tanto por los que están a favor como en contra del deshielo, porque busca “el interés nacional”.

Sin embargo, esta decisión tomada este jueves pone en una diatriba al presidente electo Donald Trump. Si bien podría deshacer este nuevo paso en el acercamiento a Cuba con solo revocar la acción ejecutiva, esta vez la medida concuerda con la idea del magnate de cerrar las puertas a la inmigración.

En sus primeras reacciones algunos cubanos de Miami consideraron que se trata de una nueva concesión al régimen cubano, otros se manifestaron de acuerdo y consideraron que en cierta manera es una medida “sana”, y algunos pidieron esperar a conocer las motivaciones.

El excongresista federal por Florida de origen cubano Lincoln Diaz-Balart, declaró a Univisión que Obama ha otorgado a La Habana “todo lo que ha pedido” y que esta decisión da al presidente Raúl Castro “instrumentos” para negociar con Donald Trump.

Por el contrario, José Basulto, fundador de la organización Hermanos al Rescate, apoya el fin de una política que a su juicio ha contribuido a que los cubanos no afronten los problemas que tienen en casa.

Hasta ahora, se mantiene el embargo económico de EU contra Cuba que es el principal obstáculo para el restablecimiento total de relaciones y una potestad que recae única y exclusivamente en el Congreso estadounidense.

OBAMA CREÓ 12 MILLONES DE EMPLEOS EN SU GESTIÓN

 

Dr. Armando Rojano Uscanga

Tasa de desempleo cerró en 4.7%

Con la creación de 12 millones de empleos se cierra la era Obama, los ocho años de Barack Obama al frente de Estados Unidos, que acaban con la tasa de paro en el 4.7%, en los niveles mínimos de la última década. Los 156.000 nuevos empleos del pasado diciembre, elevan el balance de 2016, último ejercicio del presidente demócrata, hasta los dos nuevos millones. La recuperación del mercado laboral tras la Gran Recesión se ha labrado pese a la vulnerabilidad del crecimiento y con la precarización del mercado laboral mediante.

Su primera etapa fue de rescate de la economía. Estados Unidos salvó a los bancos en medio de una debacle financiera, precipitada por la caída de Lehman Brothers en septiembre de 2008, que hizo recordar a la Gran Depresión. También rescató a la industria, con la nacionalización temporal del gigante General Motors y de Chrysler. El Congreso aprobó estímulos -entre inversiones y ayudas fiscales- de 820.000 millones de dólares, aunque no se utilizaron al completo, y la Reserva Federal puso en marcha la máquina de imprimir dinero. En mayo de 2014, Estados Unidos había recuperado su nivel de empleo previo a la crisis. Su antecesor, el republicano George W. Bush, no llegó a los dos millones de empleos. La gran expansión se produjo durante los ocho años del demócrata Bill Clinton (1993-2001), cuando se generaron más de 20 millones de empleo en una etapa de boom.

La recuperación estadounidense ha sido muy robusta en la comparación internacional, pese a lo desigual. La marcha de la primera economía del plantea genera dudas y ha dejado atrás buena parte de la clase trabajadora, cuya calidad de vida ha empeorado. La recuperación es aún pobre, ya que, al menos en las actuales circunstancias, no se espera un ritmo de crecimiento superior al 2% en los próximos años. Creció un 2.4% el año pasado, pero la Fed (Banco Central) calcula un 1.9% para 2016 y es una gran incógnita lo que ocurra a partir de ahora bajo la Administración de Donald Trump, que ha prometido un ritmo del 4%.

Entre famosos, los Obama celebran su última fiesta en la Casa Blanca

Agencias/El Dictamen

1795427-615x378

El presidente saliente de Estados Unidos, Barack Obama, y su esposa, Michelle, celebraron anoche su última fiesta en la Casa Blanca antes de la toma de posesión de Donald Trump.

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, sólo confirmó que la pareja presidencial estaba ofreciendo una fiesta “para pasar un rato con sus amigos” y que éste sería el último evento de este tipo antes del traspaso presidencial, el 20 de enero.

Aunque la lista de invitados era confidencial y pese a las reservas iniciales, algunos de los famosos que asistieron al evento contaron después sus impresiones.

El cantante y actor Nick Jonas, por ejemplo, mostró su look para la fiesta en su cuenta de Instagram.

Por su parte, el rapero Usher y la cantante Kelly Rowland también fueron de los famosos que formaron parte del evento.

Según el diario “The Washington Post”, también estaban invitadas estrellas de la música como Beyoncé, Jay-Z y Stevie Wonder, directores de cine como George Lucas J.J. Abrams y el actor Bradley Cooper.

Según informó en Twitter una reportera de la CNN, también habrían ido las estrellas del cine Robert De Niro y Meryl Streep, George y Amal Clooney, la presentadora Oprah Winfrey y la editora jefe de la revista “Vogue”, Anna Wintour. Otros nombres citados fueron los de Bruce Springsteen y Samuel L. Jackson.

Obama ya tiene oficina para trabajar cuando deje la Casa Blanca

Obama-Cuba-EFE

Agencias/ El Dictamen

El presidente de EE.UU., Barack Obama, ya tiene alquilada una oficina para trabajar en Washington a partir del próximo 20 de enero, cuando dejará la Casa Blanca, según publica hoy el diario The Washington Post.

Obama ha llegado a un acuerdo para alquilar una oficina en el edificio donde tiene su sede el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), situado en el área de Foggy Bottom, muy cerca de la embajada de España y a unos 30 minutos a pie de la Casa Blanca, según dos funcionarios citados bajo anonimato por el diario.

WWF es propietaria de ese edificio y alquila oficinas vacantes a organizaciones e individuos, de acuerdo con el Post.

Una portavoz de la Casa Blanca explicó al periódico que, como expresidente, Obama tendrá una oficina para trabajar en Washington, pero declinó confirmar dónde estará ubicada.

En marzo pasado, Obama ya adelantó que los planes de la familia eran quedarse en Washington cuando dejen la Casa Blanca el próximo enero para que su hija menor, Sasha, pueda terminar la educación secundaria.

Después se supo que la familia se mudará al exclusivo barrio de Kalorama, situado en el noroeste de Washington, cerca del parque Rock Creek y hogar de varios embajadores acreditados en EE.UU., entre ellos el francés y el de la Unión Europea (UE).

Los Obama alquilarán en ese barrio una mansión de nueve habitaciones y ocho baños mientras Sasha termina la secundaria en el exclusivo colegio Sidwell Friends y Malia, ya graduada de ese mismo centro, se toma un año sabático antes de incorporarse a la Universidad de Harvard.

Obama ha dado pocos detalles de a qué piensa dedicarse cuando abandone la Casa Blanca, pero sí ha comentado que le gustaría retomar de algún modo el tipo de trabajo que hacía antes de comenzar su carrera política en Chicago, donde fue trabajador social y organizador comunitario.

Además, en su calidad de “ciudadano”, Obama ha prometido que no se quedará callado y saldrá en defensa de los valores e ideales nacionales si los considera amenazados por el que será su sucesor en la Casa Blanca, Donald Trump.

Pide Obama una estrategia inteligente contra terrorismo

(El Dictamen/Agencias)

OBAMA
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, empieza a cerrar carpetas y hacer balance antes de abandonar la Casa Blanca el próximo mes de enero. Este martes fue el turno de los temas de seguridad nacional, en un discurso ante el Centro de Comando Central del ejército en Tampa, Florida, en el que defendió el trabajo hecho y su legado en seguridad a pesar de que la amenaza terrorista sigue vigente.

El discurso también fue una advertencia de las consecuencias nefastas que podrían acarrear las medidas prometidas por quien será su sucesor, Donald Trump. Entre esas, el retorno a la tortura. “Nunca nadie me ha dicho que [prohibir la tortura] nos ha costado buena inteligencia”, dijo Obama, quien añadió que mantener abierta la prisión de la base de Guantánamo, en Cuba, es “una mancha en nuestro orgullo nacional”. “Estamos gastando cientos de millones de dólares para mantener a menos de 60 personas en un centro de detención en Cuba. Eso no es ser fuertes”, afirmó.

En ese sentido, Obama quiso guiar a la futura administración hacia el camino correcto en temas de seguridad nacional: se necesita, explicó, una estrategia antiterrorista “implacable, sostenible y multilateral”, pero también “inteligente” no sólo basada en lo militar, sino también en la cooperación y en el desarrollo. “Cumplir con el estado de derecho no es una debilidad a largo plazo, es nuestra mayor fortaleza”, aseguró el mandatario, “orgulloso” del progreso en seguridad que dijo se ha realizado durante su mandato.

Sin embargo, reconoció que el reto y la amenaza terrorista siguen vigentes. “El objetivo de estos terroristas es asustarnos para que cambiemos la naturaleza de quienes somos y de nuestra democracia, y el hecho es que la gente y las naciones no toman buenas decisiones cuando están impulsadas por el miedo. Somos una nación que saca lo mejor de sí misma a través de la esperanza, no del miedo”, argumentó el mandatario.

En ese sentido, el presidente hizo una alocución específica a la defensa de los musulmanes, a su decisión de no etiquetar los ataques terroristas de “islamismo radical” y a su oposición frontal a los exámenes religiosos como parte de una estrategia en favor de la libertad. Todo elementos que estuvieron presentes en la campaña electoral de Trump y que ahora se consolidaron con algunas de sus elecciones para el gabinete presidencial en temas de seguridad nacional, como el islamófobo y ex militar Michael Flynn.

“Nosotros no imponemos tests religiosos como prueba por la libertad”, dijo Obama, quien advirtió que “si estigmatizamos a los musulmanes buenos y patrióticos, eso sólo alimenta el argumento de los terroristas. Si actuamos como si estuviéramos en guerra con el Islam, no sólo perderemos más vidas estadounidenses [en conflicto], sino que perderemos la vista de nuestros principios, de por qué estamos luchando”, insistió.

Para el presidente de EU, el foco de la estrategia tiene que ser los “lobos solitarios” que amenazan la sociedad actual y que definió como “matones y asesinos”. En ese sentido, Obama se felicitó de haber evitado grandes complots y atentados terroristas a gran escala en territorio estadounidense.

Recordó que durante su administración no sólo se acabó prácticamente con la red terrorista Al-Qaeda (“no es ni la sombra de lo que fue”, aseveró), sino que también se golpeó la “columna vertebral” de Estado Islámico gracias a la cooperación internacional y los más de 16 mil bombardeos de la coalición militar liderada por EU.

Aun así, admitió que “no hemos tenido una clara y definida victoria” contra el terrorismo y que cuando ceda el testigo a Trump, el próximo 20 de enero, será el primer mandatario de EU en completar dos legislaturas en guerra, al no haber podido acabar con la que heredó en Afganistán.

Renuncia a su cargo director de inteligencia de EE.UU.

James Clapper, de 75 años, ya había anticipado hace un tiempo su intención de renunciar cuando concluyera la Presidencia de Obama.

James Clapper, de 75 años, ya había anticipado hace un tiempo su intención de renunciar cuando concluyera la Presidencia de Obama.

Agencias/ El Dictamen.- El director de la Oficina de Inteligencia Nacional de Estados Unidos, James Clapper, renunció a su cargo, según anunció hoy él mismo durante una comparecencia ante el Congreso.

Clapper explicó en una audiencia ante el comité de inteligencia de la Cámara baja que presentó su carta de renuncia el miércoles por la noche y que se siente “muy bien” acerca de su decisión de abandonar el Gobierno.

La de Clapper es la primera renuncia de un alto cargo de seguridad del Gobierno del presidente Barack Obama tras la victoria del republicano Donald Trump en las elecciones del pasado 8 de noviembre.

Al comienzo de la audiencia, Clapper aclaró, no obstante, que todavía le quedan “64 días” de trabajo, hasta que concluya el mandato de Obama en enero.

Clapper, de 75 años, ya había anticipado hace un tiempo su intención de renunciar cuando concluyera la Presidencia de Obama, tras más de 50 años de servicio y una carrera de más de cuatro décadas en los servicios de espionaje de Estados Unidos.

General retirado de la Fuerza Aérea, Clapper fue elegido por Obama en 2010 para dirigir la Oficina de Inteligencia Nacional y ocupa el cargo desde agosto de ese año.

Antes fue director civil de la Agencia Nacional de Inteligencia Geoespacial (NGA, por su sigla en inglés), tras retirarse como general de dos estrellas de la Fuerza Aérea en 1995 después de 32 años de carrera.

Clapper fue también ejecutivo de industrias durante seis años en tres compañías diferentes que el Pentágono describe como “enfocadas en la comunidad de inteligencia“.

Durante su carrera militar, cumplió misiones de combate en la guerra de Vietnam y participó en 73 misiones de apoyo en Laos y Camboya.

Obama admite “sorpresa” por elección de Trump e insta a combatir desigualdad

Barack Obama, presidente de los Estados Unidos.

Barack Obama, presidente de los Estados Unidos.

Agencias/ El Dictamen.- El presidente estadounidense, Barack Obama, admitió hoy estar “sorprendido” por la elección de Donald Trump e instó a luchar contra asuntos como la desigualdad para evitar efectos “contraproducentes”.

“No me siento responsable de lo que dice o hace el presidente electo, pero sí de que durante la transición le presente mis mejores ideas para sacar al país adelante y hablar de cosas donde creo que el partido republicano se equivoca”, dijo Obama durante una rueda de prensa conjunta con el primer ministro griego, Alexis Tsipras.

El presidente saliente aseguró que a pesar de que los votantes de Trump “están mejor que hace ocho años”, cuando él llegó a la Casa Blanca, el presidente electo supo canalizar para ganar “la corriente” de voto descontento, “primero en el Partido Republicano” y después a nivel nacional.

Las medidas contra la desigualdad, lamentó Obama, “estuvieron en mi agenda durante ocho años, pero no pude hacer que el Congreso las aprobara”.

El todavía presidente estadounidense aseveró asimismo que su “visión”, tan diferente a la de Trump, sobre la inclusión de las minorías en EEUU es “correcta” y que, aunque “puede ser que (esta visión) no gane a corto plazo, a largo plazo” sí que saldrá victoriosa.

“La última vez que miré los sondeos”, dijo Obama, “la mayor parte de los estadounidenses estaban de acuerdo con ella”, lo que, a su juicio, “no se corresponde” con la elección del candidato republicano.

“En EEUU sabemos qué pasa cuando nos dividimos por razones como la raza o la religión”, insistió el presidente saliente, “no solamente que tenemos discriminación o, como muchas veces en el pasado, violencia, sino que no nos deja ver nuestro potencial como país”.

Obama dijo además que a veces “el pueblo busca algo, a veces no sabe qué, buscan cambio sin estar muy seguros de qué traerá”.

Por su parte Tsipras admitió “saber poco de Trump“, pero aseveró que espera diferencias entre el Trump candidato y el Trump presidente, por lo que no se apresuró a sumarse a las críticas sobre lo que dijo en la campaña electoral, aunque en todo caso, insistió Tsipras, Europa “debe tender puentes y no erigir muros” con Washington.

“No creo que vayan a cambiar las relaciones entre la UE y EEUU y entre Grecia y EEUU, forjadas en condiciones muy difíciles y basadas en valores comunes”, concluyó Tsipras.

“Amen a sus vecinos como a ellos mismos” : Obama

Obama-EFE

Agencias/ El Dictamen.-  El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, llamó hoy a la reconciliación de todos los estadounidenses y les pidió que “amen a sus vecinos como a ellos mismos” en un mensaje destinado a honrar a los veteranos de guerra.

En su discurso semanal de los sábados difundido por la Casa Blanca, Obama puso a los excombatientes como ejemplo de unidad frente a las divisiones que a veces estallan en la política del país.

“Este fin de semana, mientras buscamos formas de resolver nuestras diferencias, acudimos a los principios que son más duraderos que la política”, dijo Obama en su discurso del sábado, un día después del Día de los Veteranos creado para honrar a los excombatientes de Estados Unidos.

El mandatario describió al Ejército como “un equipo unido, en el que unos cuidan de los otros” y también como “una de las instituciones más diversas” que representa cada uno de los rincones del país con inmigrantes, soldados nacidos en Estados Unidos, cristianos, musulmanes, judíos y ateos.

Sin mencionar la elección como nuevo presidente de Donald Trump o las protestas en varias ciudades de EE.UU., Obama apeló a los valores de solidaridad y patriotismo para seguir adelante.

“Podemos poner en práctica la bondad, podemos ser voluntarios y respetarnos unos a otros, siempre podemos apoyarnos los unos a los otros. Y podemos mostrar cuánto amamos a nuestro país al amar a nuestros vecinos como a nosotros mismos”, resaltó Obama, que dejará la Casa Blanca en enero.

La sorprendente victoria electoral del republicano Donald Trump sobre la demócrata Hillary Clinton en los comicios del pasado martes puso fin a una de las campañas electorales más agresivas y polarizadas de la historia reciente del país.

De acuerdo con la última encuesta de la Oficina del Censo, llevada a cabo entre 2009 y 2013, en Estados Unidos hay 21,5 millones de veteranos, entre ellos 1,2 millones de hispanos.

El Día de los Veteranos se originó en 1919 como el “Día de Armisticio” para marcar el primer aniversario del fin de la Primera Guerra Mundial. Pero en 1954, el presidente Dwight D. Eisenhower cambió el nombre al festivo por el que ahora se le conoce para honrar a los soldados estadounidenses caídos en todas las guerras.

Obama se muestra “alentado” por su conversación con Trump y le desea “éxito”

Donald Trump, presidente electo de los Estados Unidos y Barack Obama, presidente actual.

Donald Trump, presidente electo de los Estados Unidos y Barack Obama, presidente actual.

Agencias/ El Dictamen.- El presidente de EE.UU., Barack Obama, se mostró hoy “alentado” por su primera conversación con su sucesor, el republicano Donald Trump, y dijo que hará todo lo posible para que el líder electo “tenga éxito”, por el bien de todo el país.

“Quiero enfatizar, señor presidente electo, que ahora vamos a hacer todo lo que podamos para ayudarle a tener éxito, porque si usted tiene éxito, el país tendrá éxito”, afirmó Obama al concluir su reunión con Trump en la Casa Blanca.

El mandatario dijo haber mantenido una “excelente” conversación con Trump sobre “temas organizativos de la Casa Blanca”, sobre “política exterior y sobre política nacional”.

“Me siento muy alentado por el interés del presidente electo Trump en trabajar con mi equipo sobre muchos de los temas que afronta este gran país”, sostuvo Obama, sentado junto a Trump frente a la chimenea del Despacho Oval.

“Creo que es importante que todos, independientemente de nuestro partido y preferencias políticas, nos unamos ahora y trabajemos juntos para lidiar con los muchos retos que afrontamos”, añadió.

Obama y Trump hablaron muy brevemente a la prensa después de una reunión que duró una hora y media, y no aceptaron preguntas de los periodistas.

Mientras, la primera dama, Michelle Obama, recibió en la residencia presidencial a su sucesora, Melania Trump, con quien también mantuvo “una excelente conversación”, en palabras del actual mandatario.

“Queremos asegurarnos de que se sienten bienvenidos durante los preparativos para la transición”, subrayó el presidente Obama.

No obstante, la tensión entre Obama y Trump quedó patente en la sigilosa llegada del presidente electo, que ingresó a la Casa Blanca por el jardín sur para evitar a la prensa, y en el hecho de que, al menos hasta ahora, no se haya difundido ninguna foto oficial entre la actual Administración y la próxima.

En noviembre de 2008, el entonces presidente electo Barack Obama y su esposa Michelle se hicieron una foto frente a la Casa Blanca con el mandatario saliente, George W. Bush, y su mujer Laura, el día en que les recibieron por primera vez.